¿En qué gastan los niños su dinero y cómo controlarlo?

07 Abril 2021

Los niños inevitablemente crecen y llega la hora de introducirlos en el mundo de las finanzas. A cierta edad, los padres comienzan a darles dinero en efectivo a sus hijos y luego les hacen tarjetas bancarias, a menudo con una tarifa especial para niños.

Según un estudio realizado por Banco Santander, el 67% del gasto de las tarjetas especiales para niños de este banco se destina a retirar dinero en cajeros automáticos, es decir, los niños gastan mayoritariamente efectivo, ya sea por su cuenta o con la ayuda de sus padres.

Otro 35% de los fondos de las tarjetas para niños se gasta en las tiendas: en dulces, juguetes y otros productos.

Los niños gastan 15% del dinero en entradas de cine y 8% en entradas para otros eventos: espectáculos, atracciones, etc.

No siempre es posible controlar los gastos del niño, especialmente si gasta dinero en efectivo. Y tampoco siempre es necesario. Para asegurarse de que su hijo gaste el dinero de manera inteligente, el primer paso es enseñarle a manejar el dinero.

Enseñar a un niño a ahorrar y gastar dinero es más fácil de lo que parece. Quizás, si tú mismo aprendiste a administrar las finanzas personales no hace mucho tiempo, entonces comprendes que todo proviene de la infancia, por lo que cuanto antes comience el niño a dar pasos en este camino, mejor. Los buenos hábitos se forman desde la niñez. Cómo formarlos correctamente, te contaremos en nuestro artículo.

Habla con tus hijos sobre el dinero

A menudo, los niños piensan que el dinero de los padres viene de la nada y que no hay gastos especiales.

Muestra a los niños que este no es el caso:

  • Contad juntos cuánto dinero se gasta en facturas, en ropa y alimentos para cada miembro de la familia.
  • Calculad cuánto gasta su familia en restaurantes, cine.
  • Calculad el presupuesto de sus vacaciones familiares.

Entonces el niño comprenderá que los padres en realidad tienen poco dinero libre.

Cuéntale a tu hijo sobre los productos financieros modernos: créditos financieros, tarjetas de crédito, cuentas de ahorro, etc. Explique en términos generales y en un lenguaje accesible para que el niño pueda entender. 

Introdúcelo en el tema de las finanzas gradualmente, para interesar al niño.

Ofrece a tus hijos que te ayuden con los gastos diarios

El niño en edad preescolar puede buscar productos en la tienda o comparar las compras con la lista. Un estudiante joven puede calcular el costo de los bienes en una calculadora, y un adolescente puede hacer un seguimiento de los productos que se han agotado en casa y hacer una lista de compras. Así comprenderán a través del juego que los recursos familiares son limitados.

No les quites a tus hijos el dinero ya entregado o prometido

“¿Rompiste la ventana de la escuela? No recibirás ni un centavo durante una semana. ¿Tienes malas notas? Dame el dinero que te dio tu abuela.”  ¿Suena parecido?

Las multas no le enseñarán a un niño cómo administrar el dinero, pero socavarán la confianza en los padres.

Quitando el dinero de tu hijo, en realidad le robas. La propiedad tanto de niños como de adultos debe ser inviolable.

No les preguntes a tus hijos en qué gastan su dinero

Imagina que recibiste tu salario, pero el próximo mes tienes que informarle a tu jefe en qué lo gastas y él comentará tus gastos. ¿Cómo te sientes? El niño siente lo mismo.

Al principio, serán compras inútiles: comida rápida o juguetes innecesarios. Pero, solo gastando dinero en tonterías, el niño aprenderá a gastarlo de manera útil.

La tarjeta bancaria de un niño vinculada a tu cuenta te ayudará a mantenerte al tanto de los gastos de tu hijo. Su propia tarjeta le incentivará a gastar dinero de manera inteligente. Por supuesto, a una edad joven, no vale la pena hacer tarjetas de crédito en México para tu hijo, sobre todo con un límite grande, es mejor hacer una tarjeta de débito. Y si es tarjeta de crédito, que sea con un límite pequeño.

No juzgues la elección del niño

Cuando el niño decide para qué va a ahorrar o te contará en qué gastó sus ahorros, en ningún caso juzga su elección. Incluso si, por ejemplo, no te gustan los juegos electrónicos, o no entiendes para qué necesita otro juguete. Si comienzas a exigir una explicación por cada compra, el niño nunca aprenderá a ahorrar, no disfrutará del proceso y, lo más importante, dejará de compartir contigo sus planes y éxitos. ¿Lo necesitas?

Sé un ejemplo para tus hijos

En educación financiera, es importante ser un ejemplo para el niño; ya hemos hablado de lo importante que es explicar cosas obvias y hablar de gastos, pero esto no es suficiente. Trata de compartir con tus hijos ejemplos de dinero ahorrado o invertido, habla sobre compras planificadas, ofertas y más. Genera confianza y sé un ejemplo de educación financiera.

Aviso de Cookies

Este sitio utiliza Cookies para mejorar la navegación por el mismo, si sigues navegando por el sitio aceptas el uso de las mismas.

ACEPTAR Leer más