Tarjetas

Encuentra tu tarjeta ideal y con las mejores condiciones del mercado. Comparamos diferentes tarjetas mexicanas para que elijas la que más se adapta a tus necesidades
2 offers
 
Ordenar por: 2 offers by:
hasta 12 meses
Plazo devolución
hasta 10.000 $
Importe
64.80 %
CAT
Comparar
Líder
hasta 12 meses
Plazo devolución
hasta 2.000 $
Importe
0.00 %
CAT
Comparar
Líder

Tarjetas en Mexico

Las tarjetas de crédito están cada vez más presentes en nuestras vidas. Además, se han convertido en una opción fácil y una alternativa a los creditos online.

El pago en efectivo ha ido dejando paso poco a poco a este método de pago, gracias a la comodidad que supone no tener que llevar dinero en metálico encima.

Y cada vez son más los establecimientos que las aceptan, incluso para importes pequeños.

Todo esto ha hecho que mucha gente no pueda pasar sin ellas hoy en día.

Pero algo tan cotidiano sigue generando dudas a la hora de solicitarlas: ¿qué tipo de tarjeta me conviene más? ¿De verdad merece la pena tener una tarjeta? ¿Cómo puedo contratar una?

A continuación respondemos a todas estas cuestiones, con el fin de que puedas elegir tu tarjeta con las máximas garantías posibles.

Qué son las tarjetas bancarias y para qué sirven

Las tarjetas bancarias son un medio de pago que sustituye al dinero en efectivo. Las emiten los bancos y otras entidades financieras, además de algunos establecimientos comerciales.

Los principales usos de las tarjetas de crédito son estos:

  • Retirar dinero en efectivo de cajeros automáticos.
  • Pagar compras en comercios.
  • Realizar transacciones en línea.
  • Financiar compras.

tarjetas de credito

Tipos de tarjetas de crédito en México

Al hablar de tarjetas, se suele emplear el término tarjeta de crédito de forma genérica.

Pero en realidad existen varios tipos de tarjetas.

Cada una de ellas tiene sus propias características, por lo que es fundamental que las conozcas bien para saber cuál debes solicitar.

Tarjetas de débito

Estas tarjetas usan directamente el dinero de tu cuenta bancaria.

Al realizar una compra o una retirada de efectivo, esa cantidad se descuenta de forma inmediata.

Como ves, simplemente son un medio de acceso al dinero que ya tenemos, sin que sea posible exceder el monto que haya en nuestra cuenta.

Obtener una tarjeta de débito es muy sencillo, ya que los bancos suelen ofrecértela cuando abres una cuenta con ellos.

Los trámites son mínimos y apenas tienen comisiones.

Tarjetas de crédito

En este caso, el dinero no procede de tu cuenta, sino de una línea de crédito que la entidad pone a tu disposición.

Es decir: es un anticipo que obtienes en el momento de la compra y que a final de mes (o de otro plazo acordado en el contrato) tienes que devolver.

Normalmente su uso conlleva el pago de intereses como contraprestación por disfrutar de estos préstamos.

Existen algunas tarjetas dirigidas a grupos de usuarios específicos, como las tarjetas de crédito para estudiantes, con condiciones ventajosas para ellos.

Tarjetas de prepago

Para usar estas tarjetas debes cargarlas previamente con la cantidad que desees.

No están vinculadas a ninguna cuenta bancaria ni línea de crédito; solo contienen el saldo que hayas pagado anteriormente.

Y una vez que se agote el saldo, tienes que volver a recargarla si quieres seguir usándola.

Debido a esta limitación, estas tarjetas de crédito prepagadas son muy útiles cuando quieres controlar al máximo tus gastos.

Tarjetas de crédito virtuales

Son las tarjetas más recientes. Se trata de una modalidad de tarjeta prepago, con la diferencia de que no cuenta con soporte físico.

Solo sirven para pagar en plataformas online, puesto que no pueden pasarse por los lectores de los establecimientos físicos.

Al igual que las tarjetas clásicas, cuentan con número, fecha de caducidad y código de control, que tendremos que introducir para realizar nuestras transacciones digitales.

En Prestamoenlinea comparamos las mejores tarjetas en México para que tengas toda la información en un mismo lugar y no pierdas tiempo buscando.

Ventajas de las tarjetas de crédito

No es casualidad que las tarjetas de crédito estén cada vez más extendidas.

El uso de este medio de pago proporciona una serie de ventajas que no se encuentran en el dinero en efectivo.

Aquí tienes algunas de las más importantes:

  • Dispones del dinero siempre que lo necesites: no tienes que preocuparte por llevar dinero en metálico encima. Con tu tarjeta, puedes pagar o retirar efectivo en cualquier momento, sin tener que calcular cuánto vas a gastar antes de salir de casa.
  • Accedes a descuentos y bonificaciones: algunas entidades premian a los usuarios de sus tarjetas con puntos cada vez que realizan compras. Luego esos puntos pueden canjearse por regalos o descuentos en determinados establecimientos.
  • Son seguras: las tarjetas incorporan medidas de seguridad para evitar fraudes y usos no autorizados. Y si las pierdes o te las roban, puedes llamar inmediatamente a la entidad para cancelarlas y anular los cargos que se hayan producido.
  • Son válidas en cualquier parte del mundo: la mayoría de las tarjetas de crédito válidas en México pueden usarse en cualquier lugar del mundo. Si vas al extranjero, podrás pagar en comercios y retirar efectivo en cajeros como si estuvieras en casa. Eso sí, lo habitual es que te cobren comisiones por ello, así que es recomendable informarte bien antes de viajar.

Cómo solicitar una tarjeta de crédito en línea

La forma más cómoda y rápida de hacerte con una tarjeta de crédito bancaria en México es a través de Internet, ya sea en tu banco o en las muchas entidades financieras online que las comercializan.

Así te ahorras largas esperas para que te atiendan en una oficina.

Además, el proceso en línea es muy sencillo. Al igual que los préstamos personales en línea, Solo tardarás unos minutos en completar la operación.

Simplemente sigue estos pasos:

4 pasos tarjeta de crédito

  1. Elige el tipo de tarjeta que deseas: como hemos visto, las tarjetas de crédito y débito tienen diferentes características. Según el uso que quieras darle, te convendrá más disponer de una u otra.
  2. Rellena el formulario: aquí tendrás que introducir tus datos personales de contacto, como tu número de identidad, tu número de celular, tu dirección, tu email y tu cuenta bancaria.
  3. Envía la documentación necesaria: el sistema te pedirá algunos documentos para confirmar tus datos. Pueden ser más o menos numerosos dependiendo de los requisitos que tenga la tarjeta.
  4. Espera la aprobación: algunas entidades proporcionan la respuesta de forma inmediata, ya que cuentan con procesos de aprobación automatizados. En otros casos, será un gestor el que supervise la operación, por lo que la demora puede ser de varios días.
  5. Recibe y activa la tarjeta: una vez que aprueben tu tarjeta, te la enviarán por correo postal. Junto a ella encontrarás las instrucciones para activarla y así poder empezar a usarla en el momento en que lo necesites.

Aviso de Cookies

Este sitio utiliza Cookies para mejorar la navegación por el mismo, si sigues navegando por el sitio aceptas el uso de las mismas.

ACEPTAR Leer más