El exceso de alcohol durante la pandemia en México

27 Agosto 2020

La crisis sanitaria por el COVID-19 se ha visto agravada en México por un factor que pocos podían prever al principio de la pandemia: el exceso de consumo de alcohol. En unos casos, simplemente se trata de unos tragos de más. Pero en otros, este cambio de hábito ha llegado a causar muertes por el consumo de bebidas adulteradas.

Al comienzo de la pandemia, el gobierno federal prohibió la fabricación de cerveza en todo el país, al no considerarla una actividad esencial.

Varios estados también promulgaron una “ley seca” con la intención de evitar fiestas que pudieran convertirse en focos de infección.

Pero lejos de reducir el consumo de bebidas alcohólicas, estas medidas han aumentado su ingesta, según alertan numerosas entidades.

Te lo explicamos con más detalle a lo largo de este post.

Las cifras del consumo de alcohol durante la cuarentena

En las primeras semanas de abril, coincidiendo con el periodo de confinamiento por el coronavirus, la venta de cerveza creció un 63% en todo el país, según la consultora Nielsen.

No fue casualidad.

Solo unos días antes, las compañías cerveceras anunciaron la paralización de su producción.

Los empleados se marcharían a casa para evitar la propagación del virus.

Como respuesta, muchas personas decidieron abastecerse de su bebida favorita, comprando por adelantado antes de que las existencias en los comercios se agotaran.

Muchas personas incluso recurrieron a préstamos rápidos o prestamos sin intereses para financiar estas inusitadas adquisiciones.

Pero la cerveza no fue la única bebida que vio incrementada sus ventas.

También crecieron estos licores:

  • Vinos de mesa: 82%
  • Vodka: 76%
  • Ron y brandy: 44%
  • Whisky: 24%

Motivos de la subida del consumo de alcohol

Este crecimiento responde a diferentes motivos.

Entre los principales se encuentran estos:

  • El estrés y la ansiedad provocados por el confinamiento: esta situación, nueva para todos, ha causado un profundo malestar emocional en muchas personas. Para algunos, el alcohol ha sido una vía de escape.
  • Las videollamadas con familiares y amigos: la forma de mantener el contacto social también ha cambiado durante la cuarentena. Las reuniones por Zoom sustituyeron a los encuentros en persona. Y rara vez faltaba un brindis que terminaba derivando en varios tragos de más.
  • Aumento del tiempo libre: con el encierro hemos tenido más tiempo ocioso que nunca. Y con ello, también ha llegado el aburrimiento. Ante esta situación, muchas personas que antes solo tomaban de vez en cuando, y siempre en situaciones sociales, han empezado a beber cada día en soledad.

Alcohol adulterado, un peligro que se une al coronavirus

La pandemia no solo ha hecho que aumente la ingesta de alcohol.

También ha provocado un problema de salud pública paralelo, debido al consumo de bebidas adulteradas.

Según la Comisión Nacional de Adicciones, más de 200 personas han muerto por este motivo.

Pero, ¿a qué se debe este fenómeno?

La principal explicación es que, ante el desabastecimiento sufrido en el mercado, ha crecido la elaboración de productos adulterados de forma casera.

En el mercado negro surgieron un sinfín de productores sin escrúpulos que vieron una oportunidad de hacer dinero fácil, usando metanol en lugar de alcohol etílico en las botellas.

Una sustancia más barata y fácil de conseguir que mantiene en gran parte el sabor original de los licores, pero que no es apto para el consumo humano.

Aviso de Cookies

Este sitio utiliza Cookies para mejorar la navegación por el mismo, si sigues navegando por el sitio aceptas el uso de las mismas.

ACEPTAR Leer más