Subsidios para familias pobres

14 Enero 2020

La pobreza es uno de los grandes retos al que tienen que enfrentarse las autoridades mexicanas. Con el paso del tiempo, cambian las caras de los políticos y se renuevan las promesas, pero hay cosas que parecen no cambiar: muchos de nuestros compatriotas continúan viviendo en situación de extrema necesidad y necesitan la ayuda de subsidios para subsistir.

En México, la pobreza y las desigualdades económicas están enquistadas.

Según los últimos informes, el 41,9% de los mexicanos se encuentran en situación de pobreza multidimensional, considerando como tal a aquellas personas que carecen de medios económicos para cubrir sus necesidades básicas, y que además carecen de algunos de sus derechos básicos (como acceso a servicios sociales, a una vivienda digna o a servicios sanitarios).

Pero los estudios también añaden que el 7,4% de los mexicanos se encuentran en situación de pobreza extrema, ya que no disponen de ingresos suficientes ni siquiera para cubrir sus necesidades alimentarias básicas.

Radiografía de la pobreza en México

El problema más preocupante es que, desde 2008 —año en que comenzaron a recopilarse estadísticas precisas—, el número de personas que se encuentran en estado de pobreza multidimensional ha aumentado hasta los 52,4 millones (casi 3 millones más que hace 11 años).

Sin embargo, la cifra absoluta parece algo sesgada, puesto que el porcentaje de pobres multidimensionales ha bajado en el mismo periodo, pasando del 44,4% al 41,9%.   

Además, el dato más preocupante —el de la pobreza extrema—, sí que ha disminuido considerablemente, ya que el porcentaje ha pasado del 11% al 7,4% de los mexicanos (con 3 millones de personas menos en esa situación).

Preocupan todavía más las estadísticas que proporciona la UNICEF, que señalan que el 51% de los niños y adolescentes mexicanos se encuentran en situación de pobreza (4 millones de ellos en pobreza extrema).

Cómo mitigan la pobreza los mexicanos

Si nos centramos en las personas en situación de pobreza extrema, el INEGI estima que, si no hubiese ayudas y subsidios, las familias más pobres tendrían que vivir con unos ingresos diarios de 16 pesos.

Esto imposibilita cubrir las necesidades básicas, ya que en México son necesarios, como mínimo, 41 pesos al día para poder comprar los alimentos básicos imprescindibles.

De hecho, la solución a corto plazo para garantizar un mínimo vital a todas estas personas pasa por mantener los subsidios, remesas y donativos que complementen su carencia de ingresos.

De media, los subsidios suponen para las familias más necesitadas el 37,2% de sus rentas totales, gracias a los cuales consiguen alcanzar un ingreso diario medio de 25 pesos al día (insuficiente para hacer frente a la canasta básica alimentaria).

Esto provoca que, en muchas ocasiones, estas familias tengan que recurrir a la ayuda de familiares o a los préstamos sin intereses que pueden obtener a través de páginas que hacen comparativas de préstamos personales como PRÉSTAMO EN LINEA MEXICO 

Los expertos estiman que los dos grandes problemas sin resolver, que podrían minimizar el impacto de la pobreza en México —siempre que se tomen en serio de una vez por todas—, son:

  • Escasa protección social: el 57% de los mexicanos no tienen derecho a la Seguridad Social, con lo que no están protegidos ante enfermedades, maternidad, invalidez o retiro.
  • Bajos salarios: la pobreza es crónica en México por culpa de los bajos salarios, la precariedad laboral y la informalidad en muchas relaciones laborales (que obligan a muchos trabajadores no formales a complementar su renta mensual con subsidios sociales).

 

No te pierdas el siguiente artículo sobre Qué es el IMSS y en qué nos beneficia

Me gusta

91

Aviso de Cookies

Este sitio utiliza Cookies para mejorar la navegación por el mismo, si sigues navegando por el sitio aceptas el uso de las mismas.

ACEPTAR Leer más