Trampas que te hacen gastar más

10 Junio 2020

¿Alguna vez te has propuesto ahorrar unos pesos cada mes? Si es así, sabrás que no siempre es sencillo. En muchas ocasiones, esto se debe a que de forma inconsciente caemos en una serie de trampas que usan los comercios y las marcas para que gastemos de más. Pero si las conoces, te resultará más fácil evitarlas.

Estas estrategias están perfectamente estudiadas por los expertos en marketing y por los psicólogos.

Así que, aunque creas que tú eres lo suficientemente listo para no dejarte engañar, lo más probable es que también seas víctima de estas tretas.

En este artículo te enseñamos las trampas que te hacen perder dinero cada vez que haces la compra, para que la próxima vez puedas detectarlas antes de sacar la tarjeta de crédito.

La atracción de los alimentos saludables

En los últimos años se ha puesto de moda todo lo que se publicite como “saludable”, algo queaprovechan las marcas para subir los precios.

El problema es que realmente no todos los productos cumplen con esta promesa.

El ejemplo más claro es el de los alimentos “light”, que se venden a un precio mayor que los productos normales.

Si bien pueden contener menos grasas o azúcares, para que el sabor siga siendo agradable los fabricantes añaden otros aditivos igualmente dañinos para la salud (y para el bolsillo).

Gratis, la palabra más poderosa

¿A quién no le encanta recibir algo de forma gratuita?

Los publicistas lo saben, y por eso no dudan en lanzar promociones con la palabra “gratis” bien grande.

Sin embargo, debes pararte a pensar si de verdad te lo están ofreciendo gratis, o si existe algún coste indirecto.

Por ejemplo: piensa en las clásicas ofertas 3x2.

El deseo por llevarte a casa la tercera unidad gratuita puede hacer que pagues por las dos primeras cuando no las necesitas, lo que acaba siendo un gasto extra en lugar de un ahorro…

¡Unidades limitadas!

Otra forma de hacer que pienses de forma irracional es provocar en tu cerebro una sensación de urgencia.

Para conseguirlo, las marcas lanzan ofertas limitadas a un plazo de tiempo muy corto o para un número de unidades reducidas.

Y aquí es donde aparece el miedo a perderte la supuesta ganga.

Las prisas por hacerte con el producto hacen que no te pares a pensar con claridad si de verdad necesitas comprarlo o si harías mejor en invertirlo en otra cosa más necesaria.

Celebraciones y fechas promocionales

Las ocasiones especiales como el Black Friday, la Navidad o San Valentín hacen que nuestros gastos se disparen irremediablemente, ya que los comercios ponen en marcha sus mejores estrategias de marketing.

Muchas personas incluso tienen que solicitar un crédito al consumo para hacer frente a estas compras.

Si de verdad quieres ahorrar, haz una lista de artículos que necesitas con suficiente antelación y limítate a comprar lo que aparece en ella, sin importar las ofertas que te encuentres en tu camino.

Precios sin redondear

¿Te has preguntado alguna vez por qué los precios suelen tener decimales, en lugar de ser números  exactos?

Sobre todo es muy común encontrar productos acabados en ,90 y 0,99.

Esto se debe a que tu cerebro automáticamente redondea el importe hacia abajo, no hacia arriba, lo que permite a las marcas subir sus precios sin que apenas lo notes.

Pero con el tiempo, estos centavos que no tenemos en cuenta se van acumulando hasta convertirse en un gasto más que importante.

Me gusta

22

Aviso de Cookies

Este sitio utiliza Cookies para mejorar la navegación por el mismo, si sigues navegando por el sitio aceptas el uso de las mismas.

ACEPTAR Leer más