Por qué el ahorro no forma parte de la cultura mexicana

11 Marzo 2020

El ahorro es fundamental para afrontar el futuro con más tranquilidad. Nos permite tener un fondo para cubrir imprevistos, viajar e incluso retirarnos con una pensión más digna. Y sin embargo, no está entre las costumbres habituales de los mexicanos, a diferencia de lo que ocurre en otras culturas.

Ahorrar una parte de tus ganancias a final de mes siempre es una buena idea.

Con esta sencilla práctica nos aseguramos un colchón financiero que nos salvará de muchos apuros sin tener que recurrir a un préstamo por Internet.

Además, si inviertes bien tus fondos, pueden ir creciendo con el tiempo hasta proporcionarte una mayor estabilidad económica.

¿Entonces por qué los mexicanos ahorramos tan poco?

En este artículo analizamos las principales causas por las que este hábito nos cuesta tanto.

Así ahorramos los mexicanos

Antes de indagar en los motivos más frecuentes para no ahorrar, vamos a ver una radiografía del ahorro en México.

Según la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, los mexicanos administran su dinero así:

  • El 23% no ahorra: esta cifra se dispara hasta el 47% si hablamos de los jóvenes.
  • El 31% ahorra de manera informal: por ejemplo, guardando el dinero bajo el colchón o en una alcancía, donde no generan ninguna rentabilidad.
  • El 48% no tiene planes para el retiro: sea por falta de previsión o de capacidad económica. Casi la mitad los mexicanos no se prepara para la jubilación.

Motivos por los que los mexicanos no ahorran

En cuanto a las razones que hay detrás de este bajo índice de ahorro, los expertos financieros apuntan a estas:

Bajos ingresos

“No me alcanza”.

Es lo que contestan muchas personas cuando se les pregunta por qué no ahorran.

Aunque buena parte de la sociedad mexicana tiene unos recursos insuficientes, también es cierto que en ocasiones no es más que un problema de planificación.

Una parte de los ingresos se malgasta en los denominados “gastos hormiga” (aquellos de pequeño importe que a primera vista carecen de importancia, pero que a la larga suman una cantidad considerable).

Si consigues identificar y reducir estos gastos, a final de mes tendrás unos pesos que puedes destinar al ahorro.

Falta de voluntad

A todos nos cuesta pensar a largo plazo.

Vemos nuestro retiro como algo muy lejano, a lo que casi no prestamos atención.

Además, vivimos en una sociedad consumista, en la que es difícil resistirse a gastar todo el dinero que cae en nuestras manos.

Todo esto hace que nos falte voluntad para ponernos manos a la obra y retrasemos continuamente el momento de empezar a ahorrar.

Miedo a quedarnos sin dinero

Como en cualquier decisión financiera, el miedo siempre está presente cuando nos planteamos ahorrar.

¿Qué pasa si me quedo sin empleo? ¿Y si me surge un imprevisto? ¿No se quedará la entidad financiera con mi dinero?

Estas son algunas de las inquietudes más frecuentes que pasan por la mente de los mexicanos. Pero muchas de ellas pueden superarse con una información adecuada, ya que se deben más a la ignorancia que a la realidad.

Desconocimiento de los mecanismos de ahorro

Una parte de las personas que no ahorran admiten que no conocen las herramientas ni el procedimiento adecuados para ello.

Y no es de extrañar, ya que cada vez existen más alternativas en el mercado entre las que elegir: fondos de inversión, AFORES, cuentas de ahorro…

Por eso, es de vital importancia que te informes bien acerca de las opciones disponibles y cuál te conviene más para conseguir un dinero seguro con los prestamos personalespara los años venideros.

Me gusta

63

Aviso de Cookies

Este sitio utiliza Cookies para mejorar la navegación por el mismo, si sigues navegando por el sitio aceptas el uso de las mismas.

ACEPTAR Leer más