¿Cómo prestar dinero a tus seres queridos?

24 Marzo 2021

Cuando un ser querido –familiar o amigo- te pide dinero prestado, te encuentras en una situación delicada. Por un lado, es probable que tú mismo hayas tenido problemas de dinero en algún momento y comprendas lo difícil que es salir de esa situación sin el apoyo de amigos. Y realmente quieres ayudar a tu ser querido.

Por otro lado, has escuchado muchas historias sobre cómo algunas amistades han acabado mal por el dinero y las deudas financieras. En este artículo te damos algunos consejos sobre prestar dinero a parientes y personas cercanas de forma adecuada.

1.Regla #1. Acepta sólo si estás realmente listo

El primer paso es reprimir el sentimiento de culpa que se produce cuando la persona que te pide dinero está desesperada, o cuando tú mismo piensas que serás una mala persona si te niegas a prestar fondos.

Si das dinero sin estar completamente seguro de que quieres y puedes hacerlo, corres el riesgo de sentirte resentido y la relación con tu amigo puede empeorar si él no te devuelve luego el dinero. Lo mejor es que, si aceptas prestar el dinero, sea una cantidad que estás dispuesto a dar por perdida, es decir, que no esperas recuperar. Así si no te la devuelve, no afectará a tu capacidad financiera.

Rechaza con cuidado: "Me encantaría ayudar, pero ahora no tengo dinero". Si sientes que debes explicar tu respuesta, agrega una razón: tienes gastos inesperados, estás ahorrando dinero para algo importante (estudios de tus niños, una casa, un coche).

Piensa en si puedes ayudar a tu amigo de otra forma en esta situación. Quizás tengas ideas dónde él puede conseguir la cantidad requerida. Por ejemplo, quizá conoces instituciones financieras confiables donde pueda obtener préstamos urgentes con condiciones favorables.

Un verdadero amigo te agradecerá cualquier ayuda. Y si se ofende, a lo mejor no es tu amigo.

2.Regla #2. Averigua la cantidad que estás dispuesto a perder

El prestatario puede ser una persona de confianza, financieramente estable y responsable, pero nadie está a salvo de las situaciones de fuerza mayor.

Imagina cómo aumentará la tensión entre tú y tu ser querido si necesitas urgentemente el dinero, y él, por razones fuera de su control, no puede devolverlo a tiempo.

Como te hemos dicho anteriormente, es mejor dar prestado solo la cantidad de dinero de la que estás dispuesto a perder, y si esto pasa no afectará tus metas financieras y ahorros personales.

3.Regla #3. Establece plazos estrictos para el pago de la deuda

A menudo decimos: "Devuélvemelo cuando puedas, sin prisas". Después de todo, es extraño exigir a un amigo o familiar la devolución de una deuda justo a tiempo. Pero imagina la situación: le diste varios cientos de miles a tu hermana para que comprara un apartamento. Prometió devolverlos tan pronto como pueda. Pero han pasado varios años y el dinero no está, y esa cantidad se ha depreciado debido a la inflación.

Vale la pena discutir las condiciones de la deuda: cuándo y en qué porciones te van a devolver dinero. Así no te encontrarás en el limbo, sin comprender cuándo regresará este dinero y si regresará en general. Y el prestatario comprenderá que está obligado a devolver el dinero a tiempo y no se permitirá gastos innecesarios.

4.Regla #4. Siempre es mejor tener un contrato escrito

Las prioridades cambian, los recuerdos se borran, y ahora tu deudor asegura que las condiciones a que vosotros llegaron eran completamente diferentes…

Otra ventaja de un documento escrito: al firmarlo, el prestatario se da cuenta de la seriedad de este paso y entiende, que debe pagar la deuda dentro del marco de tiempo especificado.

Después de todo, pedir dinero prestado a parientes y amigos es algo serio, de la misma manera que lo son los créditos en México. De hecho, en esta situación, el deudor arriesga no solo el dinero, sino también la amistad o los lazos de familia.

5.Regla #5. No permitas que el deudor demore el pago

Es un gran error perdonar el pago atrasado y ni siquiera intentar averiguar por qué el prestatario lo está retrasando. Si la fecha de vencimiento es más aconsejable que obligatoria, tu amigo continuará ignorándola. Si prestaste dinero por mucho tiempo y acordasteis que te lo devolverían en único pago, un mes antes del vencimiento del plazo, recuérdale al prestatario el acuerdo.

Puedes pensar que estas reglas son demasiado estrictas cuando se trata de ayudar a tus personas queridas. De hecho, así es cómo puedes conservar una buena relación, que no se vea empañada por insinuaciones y resentimientos relacionados con las finanzas.

Aviso de Cookies

Este sitio utiliza Cookies para mejorar la navegación por el mismo, si sigues navegando por el sitio aceptas el uso de las mismas.

ACEPTAR Leer más